Evinayong 2019

¡COMIENZAN LAS CLASES!

Ya estamos completamente instalados en la casa de Evinayong y la sentimos como nuestra.

Tras organizarnos las clases la tarde anterior, decidir qué grupo de alumnos recibiríamos cada uno y cuáles serían nuestros talleres, amanecimos el martes y nos dirigimos hacia la parroquia para participar de la Eucaristía. La mente y el corazón de todos estaban puesto en esos niños y jóvenes que aún no conocíamos.

Cerca de las 9 ya empezaban a llegar los alumnos del curso verano e iban haciendo filas mientras se preguntaban, con la misma curiosidad que nosotros, quién sería su profe.

Las dudas quedaron resueltas al poco. La Hermana Luna fue presentándonos y entramos en las que serán nuestras aulas durante este mes.

Pasando lista descubrimos nombres curiosos, apellidos imposibles y niños que, por falta de espacio, no podemos acoger, pero también mucha ilusión por llevar a cabo nuestra tarea: dar lo mejor de nosotros mismos.

Dedicamos el final de la mañana a organizar todo el material que hemos traído gracias a vuestras donaciones.

Por la tarde, nuestro primer paseo para conocer el barrio y el instituto, que está algo más alejado que la escuela, pero donde también tendremos oportunidad de echar una mano. Y no nos olvidamos de algo importante: ya tenemos WiFi, y ¡ojo! que no es vicio, solo ganas de compartir nuestra experiencia con vosotros.

Hoy, el día nos ha sorprendido con lluvia. Dicen los expertos que en Evinayong esto no es normal, no pasa casi nunca y que igual, después del éxito de aviones, somos nosotros los que hemos traído aquí el cambio climático. Pero ni la lluvia nos ha impedido seguir con las clases de hoy y con los talleres que hoy inaugurábamos: manualidades, cine, inglés, física y química, música, juegos, y deportes.

Por la tarde, de nuevo, salimos, esta vez en coche a seguir conociendo algunos lugares y gente de aquí. Hemos visitado la catedral y la escuela que dirige Marta, una laica, que trabaja aquí desde hace 8 años y nos ha conquistado a todos con su alegría, su labor y su entrega.

Terminamos por las noches de la mejor manera posible, EN FAMILIA!!! y dejándonos la vida en cada partida de parchís.