Seleccionar página

DE PAÑUELOS Y TELAS

Comienza el día de Santiago con menos madrugón que de costumbre, aunque algunos aprovechamos para adelantar un poco la pintura del patio.

Hoy hemos cancelado las clases porque nos han invitado a celebrar la fiesta de Santiago en Aconibe. Nuestras anfitrionas son las Comendadoras de Santiago, una orden de monjas fundadas en Granada.

Salimos de casa con tiempo suficiente para llegar a la misa de 11. Como llegamos antes de la hora, entramos en el convento a saludar al las hermanas. Nos reciben las cuatro monjas de India y dos aspirantes nigerianas. Las cuatro estuvieron en Granada, que es donde estudió Dani, y tenían conocidos comunes. ¡El mundo es un pañuelo! Muy amablemente, nos sacaron unos dulces deliciosos preparados por ellas y nos animaron a comer, porque la misa iba a ser larga. No mintieron. Tres horas de celebración africana super animada, con bautizos, primeras comuniones y coros de español y de fang incluidos, salimos de la iglesia.

Las hermanas habían preparado una deliciosa comida para las autoridades y los miembros de comunidades religiosas que estábamos allí. Había unas salesianas de Bata y resulta que una de ellas que llevaba poquito tiempo en Guinea había estado en la parroquia a la que iban Julia y Lucía en Madrid. ¡Más pañuelo!

Antes de marcharnos de Aconibe, nos da tiempo a visitar rápidamente el colegio de los Escolapios.

En el camino de regreso íbamos disfrutando, de manera especial, el paisaje. Este entorno natural es un auténtico regalo. Encima, se ha puesto a llover -qué raro…- y ha salido un arco iris espectacular.

Al llegar a Evinayong, nos hemos acercado a recoger los trajes que habíamos encargado a la modista. Tendrá que hacer algún pequeño retoque, pero estamos encantados. ¡Ole las telas!

Y como este grupo no conoce lo que es la ociosidad, ha sido llegar a casa y ponernos manos a la obra para seguir pintando juegos en el patio. Lo malo es que, cosas de estas latitudes, anochece muy rápido y la tarde se nos queda corta. ¡Pero somos imparables! Nuestros «ayudantes» nos alumbraban con los móviles para que pudiéramos continuar el trabajo.

Después de la oración, que hoy ha estado motivada en torno al tiempo, hemos bajado a cenar. Dani ha dicho que quería encargarse de la bendición y se ha puesto a hablar en plan medio letrado, medio seminarista, que pensábamos que iba a hacer una homilía, cuando va y nos pone… ¡»Qué viva España» de Manolo Escobar!¡Tela marinera!¡Las caras que se nos han quedado! Pero como no es cuestión de desaprovechar oportunidades, nos hemos puesto a bailar. ¡Perfecto final del día de Santiago!

Categorías

¡Síguenos!

Publicidad

ONG Acreditada

Suscripción al Boletín

Si quieres estar informado de las últimas actividades, noticias y causas de la Fundación Siempre Adelante, rellena el siguiente formulario y te enviaremos todas las noticias a tu correo.

¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest

Share This