Como hoy hemos tenido un día sin demasiada variedad de actividades, hemos pensado detenernos en el nombre de esta ciudad: EVINAYONG. Con este sencillo acróstico, reflejamos nuestro día y nuestro sentimientos.

E – V – I – N – A – Y – O – N – G

E – ESPERANZA
No, no es el último domingo que pasaremos en esta tierra, o, al menos, no lo será para muchos de nosotros. Hoy, en el desayuno, ya se ha escuchado algún comentario sobre que es el último domingo que estamos en Evinayong, aunque algunos de nosotros se niegan a pensar en ello de momento. ¿Quién sabe qué nos deparará la vida? ¿Habrá alguien que se anime a venir de nuevo al proyecto? ¡Ya tenemos en el grupo a dos repetidoras! Es por eso que hoy resaltamos la ESPERANZA de volver algún día a este lugar tan especial.

V – VOLUNTAD
Y es que algunos de nuestros misioneros, los más “jóvenes” (Ana Rosa, Almu y Dani) han amanecido antes de la hora prevista para continuar con las tareas de pintar el patio. ¿Les habrá despertado el canto de algún gallo? ¿Los cantos matutinos del coro de la parroquia? ¿Nuestros perros Loquita y Sin Nombre que se pasan toda la noche ladrando? Han avanzado en las tareas mientras los demás aprovechábamos unos minutos más de sueño. ¡Eso sí que es auténtica fuerza de VOLUNTAD!

I – ILUSIÓN
Eso es lo que sentimos al llegar a la eucaristía a la que asistimos los domingos a las 9 de la mañana con los niños. Ver sus caras de ILUSIÓN cuando nos ven llegar, la compañía que nos hacen en el coro sin dejar de aplaudir ni cantar…
Y, por supuesto, al finalizar la misa, no falta la sesión de fotos con los peques.

N – NOVEDAD
Como en este mes no hemos tenido dos días iguales, hoy no iba a ser menos. Nuestros looks han sido diferentes y es que todos hemos ido ya mimetizados con la gente del lugar y nos hemos puesto ropas africanas. Sin duda, una NOVEDAD que ha dejado a muchos niños asombrados al vernos llegar a la iglesia. Este año, Julia, Ana Rosa, Dani y Enci se han confeccionado sus ropas en un sastre de aquí y los demás han compartido ropas de otros años para poder ir todos iguales.

A – ACOGIDA
El padre Jacinto ha finalizado la eucaristía agradeciéndonos nuestra entrega y lo que hemos hecho durante este mes, aunque somos nosotros los que estaremos eternamente agradecidos por la buena ACOGIDA que nos han dado desde el primer instante que pisamos tierras guineanas. Las hermanas de la comunidad, Mamá Cecilia, Mamá Venancia, Julia, María, Alberto, Simeón… tantos y tantos nombres resuenan ahora en nosotros… tanta gente nos ha abierto las puertas de sus casas y sus corazones que no podemos más que estar súper agradecidos con todos ellos.

Y- YUPIIIIII!!!!
El estar tanto con niños ya hace que se nos pegue hasta su lenguaje. Y dada la dificultad para encontrar una palabra que nos sirviese con esta letra… con ésta resumimos lo inmensamente felices y satisfechos que nos sentimos hoy todos tras haber finalizado de decorar el patio del colegio con juegos. Mañana y tarde al pie del cañón, trabajando todos juntos como un gran equipo. ¡Qué bonito experimentar el trabajo compartido y el compañerismo!

O – ORACIÓN
Cada domingo acompañamos a los niños en la celebración de la eucaristía y nos unimos a la adoración del Santísimo que tiene lugar en el oratorio del colegio. Un rato de ORACIÓN compartida en el que podemos acercarnos a Jesús y hacer un balance de nuestra semana. También hemos reflexionado sobre el evangelio de hoy, que nos acercaba a Jesús con una petición: Enséñanos a orar.

N – NIÑOS
La misa de hoy es para ellos, al igual que todo lo que estamos haciendo en estos días. Todo con un único objetivo: que los niños lo disfruten. Ellos son conscientes de eso y se animan a venir a ayudarnos en la tarea. Así, tanto por la mañana como por la tarde, hemos tenido unos buenísimos ayudantes que no han dudado en coger las brochas y ponerse manos a la obra con nosotros.

G – GRATUIDAD
Dice Jesús en el evangelio: “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”. Y eso intentamos hacer, dar aquello que hemos recibido gratis: nuestro tiempo, nuestro cariño, nuestras sonrisas… todo ello tratamos de transmitirlo día a día a nuestros niños y ellos no pueden ser más agradecidos.