Seleccionar página

It’s time to say goodbye

26 de julio de 2019

No sabemos cómo resumir lo que hemos vivido hoy. Posiblemente, no sólo haya sido uno de los días mas difíciles desde que estamos aquí, también podría considerarse uno de los días más duros que recordamos los cuatro.

Hoy tocaba despedirse de todos los niños y niñas que han hecho de esta experiencia algo único. 

Este viernes se celebraba en el cole el día de la nutrición. Concursos de cocina, zumba, competición de carteles con mensajes saludables….. una gran cantidad de actividades en las que los niños han disfrutado y aprendido muchísimo.

A nosotros nos ha tocado ser el jurado de una de las pruebas, y con esa excusa, los profesores junto con los alumnos, han aprovechado para hacernos la despedida oficial. Mensajes de agradecimiento, baile de los peques del cole y un cartel en el que nos dibujaban a los cuatro. ¡Qué despedida! Sobra decir que ninguno de nosotros ha aguantado ni un minuto sin soltar una lagrimita. 

Nunca es fácil decir adios pero mucho menos a estos niños, que desde el primer momento nos han abierto su corazón y nos han demostrado que por poco que hiciéramos, jamás se olvidarán de nosotros. Sus caras reflejan lo que sienten: cariño, gratitud y admiración sinceros , un amor incondicional hacia cuatro personas que conocen de hace unas semanas y que viven a más de 15000 km de sus casas.

Hasta que hemos llegado aquí, todos pensábamos que sabíamos qué es el amor incondicional, pero no….. este colegio, estos niños nos han enseñado lo que verdaderamente significa amar incondicionalmente. Y desde hoy, jamás olvidaremos esta lección. 

Hace unas semanas, cuando esto comenzaba y debido a los nervios y las difíciles condiciones en las que nos encontramos, en algún momento hemos tenido ganas de que pasase rápido para volver a Madrid… Ahora no, ahora daríamos cualquier cosa por quedarnos. Si nos paramos a pensar, dentro de poco cada uno de nosotros volveremos a nuestro hogar donde nos esperan nuestros seres queridos y nuestras comodidades. Sin embargo, estos niños se quedan aquí, en Bacolod, con la ilusión de que algún día regresemos. 

Tenemos mucha suerte de haber podido vivir esta experiencia que, sin duda, siempre será una de las mejores de nuestras vidas. 

Bueno, vanos a parar un poco porque sino, seguimos llorando…..

Después del emotivo momento, a falta de fiesta de despedida, hemos comido con todos los profesores. Al terminar, hemos querido enseñarles el logo de la ONG que acabamos de pintar el otro día y hemos inmortalizado el momento. 

Por supuesto, no podíamos irnos sin despedirnos de Sister Regina. Así que, Sister Esther nos ha acercado esta tarde al hospital. 

Hemos querido tener un detalle con Sister Esther, ya que ayer, por cuidar de Regina, no pudo acompañarnos en la cena. Le hemos invitado a una de nuestras meriendas preferidas aquí: hyped mango. 

Lo que resta de tarde hemos estado descansado y empezando a hacer las maletas hasta la hora de la cena. Cómo no, nos han vuelto a sorprender con un regalo las hermanas. No pueden ser mas agradecidas, desde aquí les damos las gracias también por el buen trato recibido y el cariño que nos han transmitido. ¡Nunca lo olvidaremos!

Con los sentimientos a flor de piel y con los nervios del viaje de mañana, me despido. See you soon Bacolod! 

Categorías

¡Síguenos!

Publicidad

ONG Acreditada

Suscripción al Boletín

Si quieres estar informado de las últimas actividades, noticias y causas de la Fundación Siempre Adelante, rellena el siguiente formulario y te enviaremos todas las noticias a tu correo.

¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest

Share This