Seleccionar página

Lluvia de ilusión

Penúltimo lunes en la escuela, ¡quién nos lo diría! El tiempo pasa rápido cuando disfrutas y aprovechas el tiempo, y eso es lo que nos está pasando. Ocho días más de clase, ocho días más con nuestros niños. Los últimos.

El día empieza un poco más diferente que de costumbre. Esta vez no acudimos a misa por la mañana (45 minutos más de descanso), puesto que esta tarde, hemos tenido la oportunidad de hacer una celebración especial, impartida por el padre Simeón y nuestro amigo seminarista Alberto, de despedida, ya que se va a Bata y no lo volveremos a ver.

La liga de fútbol marcha bien. Todas las mañanas se anuncian y se miran en el tablón de anuncios cuáles son los equipos que compiten ese día, lo que, como no, causa, a parte de una larga fila de niños, mucho revuelo. Todos quieren jugar. Todos quieren ser el equipo ganador.

La mañana fue tranquila. Las clases y talleres fueron bastante bien para ser lunes y estar ajetreados del fin de semana. Ya empezamos a ver algunos gestos de cariño de nuestros niños, regalos, dedicatorias, ataques de abrazos inesperados… ¡qué sensación tan bonita! Ojalá pudiéramos hacéroslo ver para que os hagáis una idea de lo que sentimos.

La tarde ha sido muy “completita”, lo que se dice un buen arranque de semana. Primero fuimos a uno de los poblados que nos quedan por visitar, Movo. La lluvia nos volvió a visitar, como de costumbre estos últimos días, pero ¿sabéis que? Nada ni nadie nos para. Ya nos hemos casi hecho al clima e íbamos preparados para pasar una tarde, si no de juegos y deportes, de dibujos, cuadernos Rubio y pompas en las dos aulas de la pequeña escuela.

Esta vez tuvimos la suerte de que muchos de los niños sí que hablaban y entendían nuestro idioma, lo que nos hizo poder interactuar más, reírnos, y disfrutar de unas horas de trabajos llenas de ilusión. Lluvia, una vez más, pierdes contra nosotros.

Volver a casa en la parte de atrás de la furgoneta no es un problema cuando Dani coge su guitarra y nos deleita con unos de sus cánticos tan… espontáneos, por decirlo de alguna manera… Entre barro, mucho barro, y baches, muchos baches, llegamos sanos y salvos y preparados para la eucaristía del padre Simeón.

Nos encantan las fiestas y celebrar, como ya os habréis dado cuenta, y cualquier excusa es buena para unas buenas croquetas y nuestra cerveza Sahara, así que ya os podéis imaginar cuál fue el menú de hoy para cenar…

¡Qué rato más bueno hemos pasado y qué bueno es celebrar con amigos y con gente con la que estás realmente a gusto! Vocaciones, historias, preguntas, comida, más comida….nada mejor para dar por finalizado el día de hoy y recargar fuerzas para mañana, estar a tope y acabar con ganas e ilusión esta semana.

Categorías

¡Síguenos!

Publicidad

ONG Acreditada

Suscripción al Boletín

Si quieres estar informado de las últimas actividades, noticias y causas de la Fundación Siempre Adelante, rellena el siguiente formulario y te enviaremos todas las noticias a tu correo.

¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest

Share This