Seleccionar página

QUIEN CANTA ORA DOS VECES

Hemos comenzado nuestra jornada participando en la Eucaristía que hoy, como cada sábado, amenizaba el coro fang. Nos encanta acompañar los cantos aunque no sepamos al 100% lo que dicen. Nosotros ponemos sentimiento y aprovechamos para perfeccionar la técnica de las palmas al estilo guineano: alternancia de manos, del derecho y del revés, palmas y bailecito…todo un arte. 

El desayuno, más tranquilo por no tener clases, termina con diferentes cantos de quien friega, seca, recoge y barre, se animan incluso a hacerlo a dos voces. ¡Aquí la tarea se tararea! 

Toca visitar Mongomo, haciendo parada previa en el Gran Hotel Djibloho que dejamos a medias por culpa de la lluvia la semana pasada. Arranca el coche con nuestra excelente y valiente conductora al volante y unos copilotos de primera que no dudan en entonar nuestro «Adelante, siempre adelante» seguido de prácticamente las 510 canciones del cancionero Adamah. Nos hemos cantado casi todo. ¡Conciertazo concepcionista! Sin duda, la música está presente entre los voluntarios. 

Paramos en el hotel de Oyala y recogemos a nuestro amigo Remigio, quien nos lleva directamente a lo que todos estábamos esperando…¡¡¡¡LA VISITA A LOS CHIMPANCÉS!!!! 

Al llegar algunos bajan decididos, otros con prudencia y otra prefieren ver el toro desde la barrera, o lo que es lo mismo, el chimpancé desde el coche. 

Rihanna, Sam y el pequeño Ope, nuestros chimpancés, se acercan rápidamente a nosotros y comienzan a jugar. Saltan, corren, nos dan la mano, beben de mangueras y hasta llevan gorra con estilo… toda una experiencia que ninguno queremos dejar de fotografiar. 

Los minutos pasan y vamos cogiendo confianza con ellos, aunque no tanta como ellos con nosotros y es que, aprovechando nuestro despiste ante la novedad, uno de ellos, con una maniobra limpia y perfecta ha arreado un manotazo a Ana Rosa que ha hecho que el móvil de Enci diera un doble salto mortal en el aire para agarrarlo y salir corriendo como las balas campo a través. Nos hemos quedado boquiabiertos y esperando a que alguno de los responsables contraatacara para conseguir el móvil. ¡Recuperado! Se escuchó al fin, y ya relajados entre carcajadas regresamos al coche con una gran anécdota para contar. 

Continuamos nuestro camino hacia Mongomo parando en la primera ferretería que vemos para comprar material y poder seguir pintando los patios. Hemos conocido la Basílica de la Inmaculada y disfrutado del aperitivo que Patricia y Martina nos habían preparado.  

La hora de la comida se ha convertido casi en la de la merienda. El plato estrella, gallina con salsa de cacahuete, aunque los que nos hemos estrellado hemos sido nosotros al descubrir que, tras casi una hora y media de espera, no había quien hincara el diente a la gallina. 

Nuestra tarde terminó visitando un par de supermercados y con la invitación de Ana Rosa de helados para todos. (De esto último no tenemos foto porque la ingesta ha sido fugaz.) 

De regreso a casa, la música variada nos sigue acompañando. Los altavoces y nuestras voces sólo paran para decidir qué escucharemos después. Y así, llegamos para terminar el día con una bonita oración sobre la ternura y el final de la peli «Bakhita». 

Categorías

¡Síguenos!

Publicidad

ONG Acreditada

Suscripción al Boletín

Si quieres estar informado de las últimas actividades, noticias y causas de la Fundación Siempre Adelante, rellena el siguiente formulario y te enviaremos todas las noticias a tu correo.

¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest

Share This